LA FINESTRA, LA COVA DE L’ARC, EL FORAT Y ELS PINTURES RUPESTRES EN BÉRNIA.

La sierra del Bèrnia es  línea divisoria natural de las comarcas alicantinas de la Mariana Baixa con la Marina Alta, cuenta con una extensión aproximada de 11 quilómetros con una ligera orientación de Nor-oeste a Sur-este y con una superficie aproximada de 1900 Ha. Comparte el territorio con los municipios de Callosa D’en Sarrià, Altea, Calp, Benissa y Xaló. Su punto más elevado Cim del Bèrnia situado a 1128 metros sobre el nivel del mar y  situado dentro del término municipal de Xaló. Posiblemente estemos hablando de una de las montañas de la provincia de Alicante con mayores características alpinas. Presencia de abundante roca calcárea con grandes zonas de paredes verticales de considerable altura, rodeada de grandes pedregales, y con fuertes desniveles. Su ligera orientación de Nor-oeste a Sur-este como hemos apuntado anteriormente está presidida por una estrecha cresta en todo su recorrido que hace imprescindible la utilización en algunos tramos  de técnicas de escalada para recorrerla. Montaña muy agreste que incluso para efectuar sus recorridos más clásicos y normales, nos obliga a efectuar pequeños pasos de segundo grado de dificultad, ayudándonos con las manos para progresar con seguridad. Pasos que no se aconsejan para los que padezcan de vértigo, ya que si estos, no representa gran dificultad técnica, sí que tendremos visibilidad vertical y de altura. En la actualidad, los pasos más utilizados en las rutas normales, se encuentran equipados con cuerdas fijas y  cadenas que han favorecido muy mucho a la seguridad de los montañeros que se acercan a su cumbre. El Bèrnia sin duda alguna, es una montaña que no deja indiferentes a los montañeros, su belleza y su aspecto agreste, la hacen única y como no, es un auténtico placer contemplar las espectaculares vistas existentes desde sus alturas. El Forat, pasadizo subterráneo singular y sorprendente, que comunica la vertiente norte de la sierra con la vertiente sur, con una longitud aproximada de unos 20 metros y con una altura variable, llegando en algunos puntos a los 90 cmts, lo que obliga a gatear al visitante, no perdiendo en ningún momento  la luz exterior. Este paso traviesa la estrecha cresta del Bèrnia, que se podría calificar como extraordinario ya que al efectuarlo, cambiamos completamente de paisaje.
sábado, 28 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

CASTILLOS Y CORRALES A LA UMBRÍA DEL BENICADELL

El castillo de Rugat (Hisn Rugât, siglo XII) controlaba los términos de Aielo, Terrateig, Montoxelvo, Rugat, Castelló y La Pobla. Fortaleza fronteriza entre las taifas de Játiva y Denia, hasta la conquista en 1258 por el rey Jaime I. Posteriormente formó parte de la red de fortalezas de Penacadell y cedido después a Bernat de Bellvís, sus descendientes se trasladan al vecino Palacio de Castelló de Rugat, siendo abandonado definitivamente hacia 1500. Coronaba una muela casi inexpugnable, con dos aljibes, de los que se conserva uno cubierto, estancias para soldados y casa del alcaide. El castillo participa activamente en la revuelta de al-Azraq, 1248-58 según explica el propio Jaime I, en su “Crónica” o “Llibre de los Hechos”, al-Azraq le hizo saber que se quería convertir al cristianismo con la intención de casarse con la hermana d’En Carroc. Para tal menester le pidió una entrevista, en el Castillo de Rugat. De camino hacia el lugar el Conquistador, que iba acompañado por una escolta de treinta y cinco caballeros, envió una avanzadilla de dieciocho que cayeron en una trampa preparada por al-Azraq. Entonces el monarca se dio cuenta  y se retiró, escapando de esta forma de la emboscada. Fue destruido durante la Guerra de Castilla en el siglo XIV para evitar que cayera en manos de los castellanos. En sus muros se abren saeteras para disparar ballestas con flechas impregnadas de altramuz del diablo (Anagyris foetida): una planta venenosa que prolifera todavía en la zona. Se trata de una construcción de planta cuadrangular, adaptada a la topografía del terreno realizada con fábrica de tapial, de la que actualmente solo se conserva el aljibe con cubierta y bóveda de cañón y restos de su fachada principal y de una torre interior.
sábado, 21 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

LA CRESTERÍA DEL FRARE Y LA SERRA DE CASTALLA DESDE EL PANTANET.

Bajo la denominación de Complejo Petrer se engloban varias fincas colindantes, que juntas conforman un gran espacio natural, de algo más de 600 Ha. situado en el término municipal de Petrer. Todo el complejo se encuadra dentro del macizo del Maigmó, sierra que cuenta con elevaciones importantes, siendo su altura máxima de 1.296 m., y junto a ésta, condicionando de igual modo el paisaje, se encuentran otras sierras de menor talla, como son la Sierra del Fraile, del Caballo, l’Arguenya y Castalla. Gracias a la variada geología presente, la orografía accidentada, las condiciones climatológicas particulares y la secular intervención del hombre, se ha llegado a producir en esta zona un paisaje de contrastes, donde la vegetación natural se combina perfectamente con los campos de cultivo. Este es, sin duda, el gran valor natural de este Espacio, la perfecta armonía entre el medio natural y el humano, que da como resultado un paisaje en mosaico de gran belleza, generador de una enorme biodiversidad.La vegetación natural está dominada por el pino carrasco y la coscoja, perfectamente adaptados a las condiciones naturales de la zona. La encina, que antiguamente debería haber sido abundante, hoy está prácticamente desaparecida, salvo en algunos puntos de umbría más húmedos y frescos. Junto a la coscoja aparecen otras muchas especies, como el espino negro, el torvisco, la cada, el tojo, el rabo de gato, el romero, etc. En zonas con mayor irradiación solar aparece el lentisco, la albaida, la romerita, etc. En las laderas pronunciadas de solana aparece también un espartizal, cuya especie características es el esparto basto, acompañado de otras especies como el romero. En zonas ricas en yeso aparecen comunidades vegetales adaptadas a estos suelos, denominadas churracales, muy utilizados por el conejo. Respecto a la agricultura tradicional, domina el cultivo de secano, especialmente el olivar y el almendro, junto con los cereales, todo ello recuperado y mantenido por la Diputación, como forma de mantener estos paisajes tradicionales generadores de biodiversidad. La fauna es también enormemente variada gracias a la diversidad de ambientes existentes y las numerosas fuentes de alimento. Es posible ver especies interesantes de todos los grupos faunísticos. Destacaremos únicamente algunas. Entre los grandes mamíferos aparecen, el jabalí y el arruí (especie alóctona escapada de fincas cinegéticas). Otros mamíferos son el erizo común, la musaraña, la musarañita, el lirón careto, el conejo, la liebre, el zorro, el gato montés, la gineta o la garduña. Las aves son innumerables, pudiendo ver especies tan importantes, dado su estatus de conservación, como el águila real (que nidifica en zonas cercanas a este Espacio Natural), el azor, el búho real ,también nidificante o el gavilán europeo. Otro tipo de aves presentes son, por ejemplo el Herrerillo capuchino, carbonero común y garrapinos, oropéndola, calandria, totovía, cogujada, pinzón vulgar, verdecillo, jilguero, etc. Por último también es posible encontrar reptiles y anfibios de gran interés, como la culebra de escalera, el eslizón ibérico (ambas especies endémicas de nuestro país), la lagartija ibérica, el lagarto ocelado, el sapo común, el sapo corredor, el sapo partero común o la rana común.
sábado, 14 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

RUA SANTA MARÍA, ARTE DE PORTAS ABERTAS, FUNCHAL.

Hemos tenido la suerte de estar alojados en la rua Santa María durante ocho días y al menos dos veces al día  la hemos recorrido, para el desayuno y para la cena. Por la mañana la hemos visto limpia y recogida y por la noche con el bullicio de las terrazas.
sábado, 7 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

FUNCHAL, MADEIRA

El municipio de Funchal está formado por diez parroquias: Monte, Inmaculado Coração de María, Santa Luzia, Santo António, São Roque, São Gonçalo, São Martinho, Sé, São Pedro y Santa María Maior. Funchal está situado en la costa sur de la isla de Madeira, en una bella bahía con forma de anfiteatro natural, surcada por montañas, valles, ríos, árboles centenarios, jardines floridos y casas con tejados de color terracota. La ciudad de Funchal es bonita, limpia, tranquila y cautivadora, tanto de día como de noche. Mantiene el ambiente acogedor de las ciudades pequeñas, donde las personas se saludan por la calle, pero es lo suficientemente grande para recibir con los brazos abiertos a visitantes de todo el mundo. Su autenticidad combina con el clima, el patrimonio cultural, las actividades al aire libre y la gastronomía, y proporcionará unas vacaciones memorables. Esta es la tarjeta de visita de esta ciudad inolvidable, que creció desde 1508 en el más importante centro de todo el archipiélago, con muchas historias por contar, diversos lugares para descubrir y naturaleza a su alrededor. La historia de Funchal se remonta a cinco siglos atrás, cuando colonos portugueses se asentaron en la costa de una soleada y brillante bahía donde el hinojo (funcho en portugués) crecía en abundancia, por lo que se le dio ese nombre a la nueva ciudad. Con los años fue creciendo la población gracias al comercio internacional que atraía la atención de toda Europa. Hoy en día Funchal es una ciudad muy moderna que cuenta con unos 112.000 habitantes. Es una de las ciudades más seguras y limpias de Europa y un lugar orgulloso de sí mismo. Las calles perfectamente adoquinadas del centro, junto con las modernas zonas de compras, las cafeterías, los bares, restaurantes y por supuesto los turistas, hacen de Funchal una ciudad interesante a la par que apasionante.
viernes, 6 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

LEVADA DO RISCO Y LEVADA DAS 25 FONTES, MADEIRA

El Bosque de Laurisilva es uno de los ecosistemas naturales más importantes y característicos del archipiélago de Madeira. Esta designación proviene del latín: Laurus (laurel, lauráceas) y Silva (bosque). Este bosque húmedo subtropical está incluido en el Parque Natural de Madeira, con el estatuto máximo de Reserva Integral. Ocupa un área importante de la Isla de Madeira: en total unas 15.000 hectáreas. Está muy bien conservado y es uno de los hábitats naturales con más diversidad de plantas por km². Por estas razones, el bosque de Laurisilva, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 1999. Pero hablemos un poco de la historia de este increíble bosque de vegetación sorprendente por el porte y las formas de algunos de sus árboles, en su mayoría pertenecientes a la familia de las Lauráceas. Se formó hace 20 millones de años, en los períodos Miocénico y Pliocénico de la Época Terciaria, momento en el que el bosque ocupaba toda la cuenca del Mediterráneo, el sur de Europa y el norte de África. Tras la desaparición del antiguo Mar de Tetis y la formación del Mar Mediterráneo, el clima se alteró en Europa y el norte de África. Con las glaciaciones de principios del Cuaternario, los bosques casi se extinguen en la Europa continental, donde todavía hay algunas especies que sobrevivieron, como el laurel portugués o loro (Prunus lusitanica) y el laurel (Laurus nobilis). En el caso del norte de África, sólo subsiste una pequeña presencia de este bosque en la costa de Mauritania. Por tanto, el bosque de laurisilva solamente sobrevivió en las regiones insulares, ya que los cambios climáticos no las afectaron tanto, y gracias también al efecto protector del Atlántico. Así, podemos encontrarlo todavía en los archipiélagos portugueses de las Azores y de Madeira, en el archipiélago de las Canarias, en el de Cabo Verde, en las Cataratas de Iguazú y en algunos lugares de la costa de Mauritania. Pero donde mejor sobrevivió fue en la Isla de Madeira: ocupa el 20% de la isla, y se encuentra principalmente en la costa norte, en altitudes que van de los 300 a los 1400 metros. Aunque también existe en la costa sur, entre los 700 y 1600 metros.
jueves, 5 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

PICO DO AREEIRO, MADEIRA

El Pico de Arieiro, con sus 1818 metros, es el tercer pico más alto de Madeira. Las vistas que ofrece son impresionantes, con un mar de nubes sobre las bellas formaciones rocosas, imposibles de describir con palabras. Cuando el tiempo lo permite se puede ver la costa sur, el Curral das Freiras e incluso la Isla de Porto santo. En el camino tendrás la sensación de viajar a un mundo diferente a medida que asciendes, ya que los bosques verdes que cubren la mayor parte de Madeira central dejan paso a un paisaje mucho más salvaje y desnudo, propio de tierras altas. Dicha sensación se intensifica por el cinturón de nubes que se observa al llegar a los 1.200 metros. Pasada esta zona de niebla, que en ocasiones provoca lluvias torrenciales, volverás a ver relucir la luz del sol. Muy pronto la roca desnuda se transforma en la característica predominante de este paisaje donde sólo resisten las plantas más duras y resistentes. Una vez aquí, la ausencia de vegetación es compensada por una interminable sucesión de sierras y hermosos e impresionantes precipicios. En este lugar las nubes se detienen sobre los valles más profundos y el único sonido que escucharás es el del viento. Los colores que predominan en esta zona son el violeta, el ocre y el marrón chocolate, los cuales se intensifican con los rayos rojos y anaranjados de la puesta de sol o con la luz rosada del amanecer. Si estás en forma y te gusta practicar senderismo puedes recorrer el sendero que une el Pico do Areeiro con el Pico Ruivo, el pico más alto de Madeira.
miércoles, 4 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

LEVADA DO CALDEIRÃO VERDE, MADEIRA

La levada do Caldeirão Verde, impresionante obra de arte construida en el siglo XVIII, comienza en el lecho principal de la Ribeira do Caldeirão Verde y, atravesando abruptas escarpas y montañas, transportará el agua que discurre desde las más altas montañas de la isla de Madeira al regadío de los terrenos agrícolas de la pedanía de Faial.  Esta levada para fines de uso agrícola constituye una importante vía de penetración peatonal en el interior del valle profundo de la Ribeira de São Jorge y ofrece al caminante una vertiginosa y espectacular visión de la orografía del interior de la isla y la posibilidad de pasar por túneles excavados en la roca a fuerza de brazos. En el Parque Forestal de Queimadas se encuentra el refugio (Casa de Abrigo) de Queimadas, que mantiene las características originales de las casas típicas de Santana; presenta un espectacular tejado de paja. Cabe destacar los excelentes ejemplares de cedros japoneses elegantes (Cryptomeria japonica), las hayas europeas (Fagus sylvatica) de denso follaje rojizo, los cedros de Madeira (Juniperus cedrus), til (Ocotea foetens), palo blanco (Picconia excelsa), brezos centenarios (Erica scoparia), algunos ejemplares de cletra (Clethra arborea)y uva de monte (Vaccinium padifolium), que podrán contemplarse a lo largo de la ruta de senderismo.  Las especies de avifauna autóctona que podemos avistar van desde el pinzón común (Fringilla coelebs), el reyezuelo listado de Madeira (Regulus ignicapillus madeirensis), la paloma torcaz (Columba trocaz trocaz), la lavandera cascadeña de Madeira (Motacilla cinerea schmitzi) y el ratonero común de Madeira (Buteo buteo harteti).  Todavía cerca del Parque de Queimadas, podemos avistar a lo lejos un pequeño núcleo de población: se trata de Achada do Marques, lugar declarado Paisaje Protegido que se caracteriza por las tradicionales terrazas agrícolas y antiguos pajares de piedra.  Después de pasar por los 4 túneles que existen a lo largo del recorrido, Caldeirão Verde surge a la izquierda de la levada y, para llegar a él, basta subir algunos metros por el lecho del río.  El lago de Caldeirão Verde está formado por el agua que se proyecta verticalmente del lecho del río de Caldeirão Verde a una altura de aproximadamente 100 metros.
martes, 3 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

PONTA DE SÃO LOURENÇO, MADEIRA

En el extremo nororiental de Madeira se encuentra la alargada península de São Lourenço que se adentra poco más de cinco kilómetros en el venturoso océano Atlántico. La península es una formación basáltica, como la mayor parte de la isla, árida y carente de árboles. Con todo, la zona es muy apreciada por los senderistas ya que el recorrido no supera los 10 kilómetros (ida y vuelta) y, ofrece un cambio de panorama impresionante tras haber visitado las cumbres de Madeira y sus frondosos bosques de Laurisilva. Aquí nos encontramos con una estrecha franja de tierra roja, desprovista de vegetación y golpeada por ambos lados por el furor del Atlántico. Un sendero acompaña al caminante hasta la Ponta del mismo nombre, donde se alza el primer faro de la isla construido en el año 1870. Los acantilados son grandiosos y los recovecos, estrechas playas de arena negra, acantilados y pequeñas cumbres no dejarán a nadie indiferente. Al mismo tiempo la ruta no excesivamente dura. Fauna y flora única. La península marca por su relieve bajo y ondulado y por la falta de vegetación frondosa un cambio muy grande con el resto de la isla. Un paisaje rugoso que cambia mucho la imagen de Madeira. A pesar de su aspecto, la península de São Lourenço alberga más de 131 especies de plantas. No es una vegetación exuberante, pero las pequeñas plantas son muchas veces únicas. De hecho 31 especies de flores, pequeños arbustos y otras plantas son endémicas. La fauna es también muy interesante. Entre las aves, grandes colonias de gaviotas. Durante el recorrido podremos ver bisbitas camineros (Anthus bertheloti madeirensis), jilgueros (Carduelis carduelis parva), canarios (Serinus canaria canaria), cernícalos (Falco tinunculus); aves marinas como la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño de Madeira (Oceanodroma castro), los petreles de Bulwer, (Bulweria bulwerii) y el charrán común (Sterna hirundo). El único reptil de Madeira, la lagartija (Lacerta dugesii) abunda en toda la zona. Otra de las particularidades de la fauna en la península de São Lourenço son los moluscos terrestres endémicos. 28 tipos de caracoles que no existen en ninguna otra parte del mundo. Así que cuidado con maltratar a estos frágiles seres vivos. La foca monje es la foca más escasa del mundo. Este mamífero marino que antes era común en el Mediterráneo, ha casi desaparecido por lo que si consiguen verla disfruten. Este pequeño animal, grácil y amable merece una oportunidad. La belleza de la península y la relativa facilidad de acceso hace que sea una zona muy visitada de la isla, sobre todo en verano. Al principio de la caminata se encuentra el Pico do Furado, desde donde se pueden hacer fotos muy espectaculares. Un lugar muy interesante es la Casa do Sardinha, que fue construida en el año 1905 por Manuel Bettencourt Sardinha, una especie de oasis donde se puede comer ya que hay una zona habilitada con bancos, mesas y hay agua, la única fuente de toda la península. En la casa se encuentra también el puesto de vigilancia del Parque Natural de Madeira. Desde este punto se ven hacia el sur, las islas Desertas y al norte Porto Santo. Un panorama único, dominando todo el océano.
lunes, 2 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

LEVADA DO MOINHO, MADEIRA

Las levadas de Madeira son uno de los mayores atractivos del archipiélago, sobre todo para los amantes del senderismo, que pueden elegir entre múltiples rutas, ya que Madeira cuenta con 2500 kilómetros de levadas y de senderos. Las levadas son canales de agua de una profundidad de 50 cm. que se encuentran por toda la isla y que, en su origen, estaban destinadas para abastecer de agua a la región del sur de Madeira -para regar las plantaciones y para llevar agua a las aldeas-, que era más seca que la región norte. Fueron construidas a partir de mediados del siglo XVI y, en muchos casos, supusieron auténticas obras de ingeniería, ya que muchas levadas fueron esculpidas en las montañas (recuerden que Madeira es muy montañosa); de hecho, algunas atraviesan túneles: hay unos 40 kilómetros de túneles en la isla de Madeira. Existen unos 2.500 kilómetros de levadas, y pueden recorrerse por senderos paralelos a las mismas y, a veces, sobre las mismas levadas. Algunas discurren por acantilados al borde del mar, y otras, por el interior de la isla, a través de lugares más protegidos; a veces se estrechan tanto que a penas hay sitio para pasar y, otras veces, son auténticas avenidas. Eso sí, en todas ellas, podrán disfrutar de magníficos paisajes y descubrir rincones recónditos, como es el caso del bosque de Laurisilva, declarado patrimonio mundial por la UNESCO en 1999. De hecho, las levadas forman parte del patrimonio cultural de Madeira y son la demostración de que el hombre puede realizar obras en total armonía con la naturaleza.
domingo, 1 de abril de 2018
Posted by Vaig a Peu

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -