Posted by : Vaig a Peu viernes, 10 de febrero de 2017

El paisaje cultural de la Serra está formado por caminos, bancales, paredes y construcciones tradicionales de piedra en seco, una huella humana que en este caso no ha destruido la naturaleza, sino que se ha integrado harmónicamente en ella creando un espacio único en el mundo. También acoge un excepcional patrimonio hidráulico, fruto del ingenio para aprovechar el agua en una isla con veranos largos y secos. Entre las montañas se contemplan imponentes possessions, antaño verdaderas unidades de producción, autosuficientes y herederas de la parcelación territorial cristiana del s. XIII. La amenaza árabe despobló la costa durante siglos, y obligó a construir una red de vigilancia litoral para alertar a los pueblos de la llegada de naves enemigas, formada por torres, atalayas y dos castillos roqueros. Entre el patrimonio religioso, mención especial merece el Santuario de Lluc, lugar de peregrinación y símbolo cultural de Mallorca.
La Serra de Tramuntana es rica en fauna y flora, en los que abundan endemismos como el minúsculo ferreret o sapillo balear. Algunos paisajes han sido protegidos por su evidente valor ecológico, como el islote de Sa Dragonera, hoy Parque Natural, o el Torrent de Pareis y las Fonts Ufanes, declarados monumentos naturales. Para descubrir la Serra nada mejor que adentrarse por centenares de caminos, a menudo vinculados al sendero de Gran Recorrido GR-221, a lo largo de los que se encontrarán refugios donde pernoctar, áreas recreativas y centros de interpretación con información detallada del patrimonio natural y cultural.
La Serra de Tramuntana vertebra el noroeste de Mallorca. Se extiende a lo largo de unos 90 km, con una anchura máxima de 15 km, sobre el territorio de 20 municipios —siendo los mayores Calvià, Pollença y Escorca—, lo que supone casi un 30% del territorio insular y más de 1.000 km2. En las zonas núcleo viven unas 8.000 personas, pero la población de amortiguamiento es de 40.000 habitantes. Varias cimas superan los 1.000 m de altura, destacando el Puig Major (1.443), el Puig de Massanella (1.348 m), la Serra d’Alfàbia (1.069 m), es Teix (1.064) y el  Galatzó (1.026 m).  
La Serra de Tramuntana está declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural. Es el reconocimiento de la comunidad internacional a la simbiosis casi perfecta entre la acción del ser humano y la naturaleza, realizada durante siglos, de la que ha resultado una monumental obra humana en la que se mezclan cultura, tradiciones, estética, espiritualidad e identidad.
El paisaje cultural de la Serra es fruto del intercambio de conocimientos entre culturas, con pequeñas obras realizadas colectivamente con finalidad productiva, condicionadas por las limitaciones impuestas por el medio físico. Limitaciones superadas a base de sabiduría y del uso inteligente de los recursos, sin destruir el medio. Y también es la recreación de un territorio a través del imaginario colectivo y de las obras de artistas que han encontrado en él inspiración.
CÓMO LLEGAR: Desde Santa Ponsa por la Ma-1 para enlazar con la Ma-20, seguir dirección Palma hasta la salida a Puigpunyent por la Ma-1041. Aparcar en el pueblo junto a la iglesia.

COMPONENTES: VICENTE Y SUSI.

ITINERARIO: PUIGPUNYENT / GIRO DCHA. / GIRO / GIRO IZQ. / CHALET SENDA / PASO PARED / PARED / VIAL / CRUCE / DIRECCIÓN SUR / GIRAR / BARRERA / GIRO SUR / BASSA DEL BOSC / POU CELAT / RUINAS / PARED PASO / SALTO PARED / PIC BUROTELL / COLLADO / ABREVADERO / RUINAS ESTABLO / CRUCE GR-221 / BARRERA ESCALERA / CARRETERA / DEJAR CARRETERA / CARRETERA1 / PUIGPUNYENT.

LA RUTA: El coche alquilado llega con retraso al hotel. Mientras, damos un paseo por los alrededores. Están restaurando la arena de la playa después del temporal, y para que no se desplace han colocado barreras de cañizo. También visitamos la Oficina de Turismo para recoger información adicional.

Ya tenemos coche. Cargamos botas, mochilas y en marcha. Como siempre que salimos de viaje traemos seleccionados varios Tracks de rutas para el GPS, esto nos facilita la elección del primer día, optando por un lugar cercano para comenzar a introducirnos en la Serra de Tramuntana, en este caso Puigpunyent.


Iniciamos desde la fachada de la iglesia cruzando la carretera en dirección a Galilea. El cielo está nuboso pero hace una temperatura agradable. Tras las casas del pueblo vienen algunas fincas y corrales de ganado particulares. Hacemos un fuerte giro a la derecha comenzando una suave inclinación.


La panorámica que se divisa al norte y de izquierda a derecha es: Puig de na Fátima, en la cercanía, y detrás y a lo lejos: la Serra dels Puntals, la Mola de Planícia, Sobremunt y la Fita del Ram. Hacemos otro giro y el camino asfaltado empieza a serpentear subiendo con moderación. Vemos los primeros bancales de piedra seca.


De nuevo el camino hace un giro donde el desnivel se agudiza y vemos como el pueblo se va quedando hundido en su minúsculo valle. Poco más arriba tenemos  una panorámica bastante nítida del Galatzó (1.026 m.) rodeado de un manto de verde bosque, moteado por los claros de algunos almendros en flor.


Nuevo giro hacia el Sur con serpenteo del camino en ascenso. Entre las copas de los olivos seguimos admirando el Galatzó. En los laterales hay edificaciones con grandes parcelas o terreno rústico. El camino sigue subiendo y termina en  la rústica puerta de entrada de un chalet con muros de piedra seca.


Junto al muro de piedra nace un sendero por la izquierda, por el que seguimos entre pinos y abundante vegetación hasta alcanzar otra pared no tapiada de cambio de propiedad, la cual presenta un hueco de paso accesible bajo la atenta mirada del Galatzó.

Entramos en una zona de exuberante vegetación de matorral bajo y maleza, con delgados pinos, e inmediatamente aparecen varias sendas en medio de los rastrojos. Hay que tomar la que va en dirección Sur y alcanzar otra pared de separación de predio que salvamos por un hueco de paso.


Se llega a un vial de la parcelación Conques donde tenemos la primera visión de la muela del Bauzá (613 m.) coronada de pinar hasta su cumbre. También del Galatzó que poco a poco vamos perdiendo en perspectiva. El vial está flanqueado por vallas de alambres o de muros que cercan bancales de olivos.










Comienza un bello recorrido entre las parcelaciones donde admiramos impresionantes ejemplares de olivos centenarios, de grandiosos troncos retorcidos de tamaño descomunal, merecedores del catálogo de árboles singulares. Llegamos a un cruce con giro a la izquierda y luego a otro con giro a la derecha.


Seguimos rodeando el Bauzá, quedándonos atónitos ante los barrocos troncos de los olivos, que en la mayoría de casos son más voluminosos que las propias copas de los árboles. Un cartel artesanal nos indica que entramos en un bosque Patrimonio de la Humanidad. Hacemos un nuevo giro a la izquierda.


El paisaje cambia, siendo más abundantes la coscoja y las carrascas. Viramos hacia el Este y salvamos una barrera con pasos laterales. A la izquierda vemos una casa con varios carteles, entre ellos uno de prohibida la caza mayor. Desvío hacia el Sur entre paredes y antiguas ruinas de un corral.


Ya por camino de tierra, ascendemos levemente y el bosque se hace más intenso y húmedo. Poco después llegamos a la Bassa del Bosc de Conques, antiguo aljibe del siglo XVIII que está clasificado como bien etnológico y actualmente utilizado como almacén de agua o abrevadero para los animales del bosque.


Poco después tras pasar un muro de piedra seca arribamos al  Pou del Bosc de Conques o Pou Celat (cubierto). Catalogado como Bien Etnológico y con una antigüedad aproximada entre los siglos XVI y XVIII, con sistema de recogida de aguas, asientos y pila para abrevar los animales.

Seguimos en dirección ESE por senda que casi de inmediato aparece como antiguo camino de herradura en buen estado casi en todo el trayecto. Al inicio el carrizo y la vegetación la ocultan algo pero luego es clara y evidente. Abundan unos matorrales de aspecto muy parecido al esparto pero de hoja plana y ancha.








Fuera del camino dejamos atrás una cabaña en ruinas a la izquierda.  El sendero se enreda entre el matorral y la vegetación. Seguimos en la misma dirección otros 300-400 m hasta alcanzar una pared de piedra seca de cambio de predio, con un paso franco algo más elevado que los anteriores.

Giramos hacia el Sur unos pocos metros buscando otro paso por otra pared en sentido contrario. La “maniobra” responde solo a la búsqueda del lugar más fácil para salvarla. Salimos a campo abierto subiendo sobre unas rocas. En este punto comenzaremos el retorno para ir cerrando el círculo.


La punta rocosa forma un espléndido mirador a 360º  con vistas a la recortada costa en un mar brumoso. Hacia el interior miradas a las grandes montañas de la Serra de Tramuntana y a nuestro pico más cercano el Galatzó, que vuelve a llenar el horizonte. Tomamos un bocado al tibio sol.

La continuación no está muy clara porque el Track tiene un pequeño fallo por falta de cobertura. Bajamos de las rocas pero tenemos que volver a subir otra vez puesto que la ruta prosigue por la parte alta. Aprovechamos una de las paredes separadora de propiedades para izarnos arriba.

Saltamos otra pared y por recorrido algo más llano pero muy incomodo debido al lapiaz, tenemos que ir brincando de piedra en piedra y al no haber sendero ni marcas. Alcanzamos la parte más elevada de hoy, el Pico Burotell (584 m.) aunque no hay ningún mojón que marque esta altura.


Proseguimos dirigiéndonos unos pocos metros hacia el N, hasta que se despeja algo el camino y aparece la senda y varios mojones que nos van guiando. Ahora todo es vegetación mediterránea con algún árbol caído y ovejas que se extrañan al vernos. Todavía tenemos miradas al mar y al Galatzó.


Alcanzamos el Collado, a unos pocos metros al norte del Pas de sa Ventalla que no entra en nuestra ruta. Seguimos los hitos hacia el W, y luego senda clara, antiguo camino de herradura, hasta llegar a una especie de balsa que retiene el agua  y sirve como abrevadero para los animales del bosque.

Por buen camino el descenso se agiliza y tras un amplio giro llegamos a una zona llana donde hay un pequeño silo y una cabaña que mantiene la cubierta y la puerta. A pocos metros tenemos un antiguo establo que en su interior todavía tiene el pesebre y la techumbre hundida parcialmente.


Salimos a una amplia explanada de pastos para ovejas a los pies del Bauzá, que seguimos rodeando por la parte más cercana, vemos una senda que se dirige a su cumbre. Seguimos en suave descenso por una barranquera donde vemos esquivas cabras de pelaje blanco. Conectamos con el GR-221 que recorre la Serra de Tramuntana.


El cuidado y ancho sendero nos termina de descender entre fincas y parcelaciones, saliendo a la carretera Ma-1032 después de salvar una barrera en forma de escalera. Caminamos un tramo por ella para volver a salir al camino, esta maniobra la realizaremos dos veces hasta quedarnos definitivamente con el asfalto.


Durante este trayecto pasamos por fincas y chalets, uno de ellos con un antiguo molino de harinero. Entramos a Puigpunyent junto a corrales particulares y con vistas al precioso Hotel & Spa es Ratxo en lo alto de la colina. Cerramos esta preciosa ruta junto a la fachada de la iglesia.



RECORRIDO: CIRCULAR.

AGUA EN RUTA: NO.

DISTANCIA: 11,7 KM.

TIEMPO EN MOVIMIENTO: 04:15 HORAS.

ALTURA MÁXIMA: 577 M.

ALTURA MÍNIMA: 217 M.

DESNIVEL POSITIVO: 373 M.

DESNIVEL NEGATIVO:  373 M.


DIFICULTAD: MODERADA.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Buscar rutas...

Cargando...

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -